Leche de Burra, la leche de las Reinas


Al igual que muchos otros productos naturales, la leche de burra se ha utilizado durante siglos por sus numerosos beneficios y propiedades de belleza. Rica en vitaminas, minerales y oligoelementos, es un muy buen tónico para la piel.


Los beneficios de la leche de burra en la piel.


Con muchas vitaminas, la leche de burra es un aliado natural contra el envejecimiento. Preserva la juventud de la piel, lucha contra el envejecimiento de la piel, reduce visiblemente las arrugas y deja la piel más suave.


Rico en antioxidantes y ácidos grasos esenciales, se sabe que tonifica y suaviza la piel. Por lo tanto, la piel seca la aprecia especialmente porque tiene la particularidad de aliviar y hacer desaparecer las sensaciones de tirantez.


La leche de burra también tiene propiedades hidratantes y reequilibrantes, ideales para todo tipo de piel.

La leche de burra alivia la piel sensible. Se sabe que combate el acné y ciertas afecciones de la piel, como la psoriasis, dermatitis y el eccema. Su suavidad calma la piel más reactiva que tiende a sonrojarse. También lo recomendamos como jabón para pieles frágiles.


Finalmente, estimula la síntesis de colágeno, esencial para la elasticidad y firmeza de la epidermis. Por lo tanto, ayuda a regenerar la piel en profundidad.


Si Cleopatra y Mariah Carey optaron por baños de leche de burra, ¡debe ser por una buena razón! Hacemos un balance de esta antigua práctica con múltiples beneficios (y nada asequible).


Leyenda o no, la leche de burra ha sobrevivido milenios, conservando su lujosa reputación.



25 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo