Historia del Jabon de Marsella

Despierta tus sentidos

Papa transp.png

Regreso al origen, recetas que buscan la recuperar de los primeros jabones

más naturales, con un impacto favorable para la salud humana y el planeta.

 

No se sabe exactamente ni cuándo ni dónde se hizo el primer jabón. Según la leyenda, las mujeres romanas que lavaban su ropa con una sustancia que bajaba mezclada con las aguas del río debajo de los lados del monte Sapo junto al río Tíber notaron sus propiedades para limpiar sus manos y las prendas de vestir. En la cima del monte Sapo se efectuaban sacrificios de animales a los dioses, la grasa de los numerosos sacrificios animales se mezcló con las cenizas de madera de los fuegos ceremoniales. La mezcla de ácidos grasos (grasas animales) e hidróxidos de potasio (ceniza y agua) dan lugar al jabón y este proceso químico se denomina SAPONIFICACION. Es probable que esta palabra tenga su origen del proceso ocurrido en el Monte SAPO al igual que la palabra SAPONE (jabón en italiano).

 

¿Cuál es la receta del jabón?

 

Existen evidencias en otras culturas del uso del jabón y sus diferentes formulaciones hace más de 4.000 años.  En unos vasos de arcilla de origen babilónico alrededor de 2.500 a.C., se encontraron inscripciones que describen la mezcla de aceites, potasio, resinas y sal y su uso medicinal. 

En Siria 1.500 a.C., fabricaban un jabón a base de aceite de olivo y aceite de laurel. Este jabón denominado jabón de Alepo se sigue fabricando hoy día con el mismo método tradicional. 

 

Los árabes tuvieron tratos comerciales con Europa antes de los tiempos romanos, así que gracias a ellos la industria del jabón llega a las ciudades costeras de Nápoles en Italia, Cádiz en España y especialmente Marsella en Francia. Este puerto francés se convierte en el principal centro de tránsito del jabón, así como de las materias primas y perfumes utilizados para su fabricación.

 

En Francia, las famosas fábricas de jabón de Marsella se establecieron en el siglo XIV. Este jabón tradicionalmente se fabricaba con aceite de oliva, agua del mediterráneo y sosa cáustica proveniente de cenizas de laurel. Al igual que el jabón de Alepo se sigue fabricando de manera tradicional hasta hoy en día.

 

La fabricación del jabón de Marsella nació y se desarrolló durante siglos de forma puramente empírica, basada en la observación y la sensibilidad humanas. Al dominar esta pasta burbujeante y humeante, los fabricantes de jabón fueron llamados "maestros del fuego", supervisando una producción cercana a la alquimia. El resultado es un jabón especialmente suave elaborado con aceite de oliva y sin grasa animal, que se vende con el nombre "Savon de Marseille", que pronto se convierte en su marca registrada bajo el reinado del Rey Sol.

En 1688, por edicto de Colbert, Luis XIV institucionalizó el jabón de Marsella estableciendo las reglas para su fabricación: además de cocinar en grandes calderas, era obligatorio usar solo aceites de oliva puros como aceites vegetales, prohibiendo toda grasa animal.

¡Los infractores corrían el riesgo de ser expulsados ​​de Provenza! Este "Edicto del Rey" permitió que el jabón de Marsella adquiriera una reputación que nunca la abandonaría. Durante varios siglos ha sido una garantía para los clientes.

No fue hasta principios del siglo XIX que el proceso de saponificación fue codificado y luego reforzado por el desarrollo de análisis de laboratorio.

La evolución de los procesos de saponificación ha permitido la elaboración de Jabones líquidos de Marsella, cocidos a la antigua, se elaboran según el saber hacer tradicional de los Maestros del jabón de Marsella. La saponificación se realiza en un caldero sobre una base de jabón de origen vegetal y no animal. 

 

Como resultado de estas innovaciones tecnológicas, la llegada de los detergentes de Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial hizo que la producción de jabón cayera drásticamente.

 

Pero después de haber demostrado las cualidades biodegradables y naturales del producto; la oferta de jabón de Marsella se diferenciará de la competencia y buscará satisfacer grupos de clientes más homogéneos ofreciendo productos que probablemente satisfagan necesidades muy específicas. Se relanza la producción ...